miércoles, 9 de mayo de 2018

Catalina Bustamante. La invitada



Una voz que se eleva, alza vuelo desde lo humano, deja atrás el dolor para poder seguir su vuelo, pero a la vez lleva consigo y dentro de sí todo aquello que construyó su vida.

Un gran y bello descubrimiento escuchar la voz poética de Catalina.

Bienvenida Catalina Bustamante al Claroscuro. 



Catalina Bustamante Méjico,  Jauja-Junín, Perú, 1942.
Aboga de la Universidad Mayor de San Marcos (Lima)

Publicaciones:

El lenguaje locuaz de mis silencios, plaqueta editada por la Casa del Poeta Peruano, 1988

El día que comienza; El mejor momento; Cartas a Momotaro; El vuelo de campanas en mi pulso, plaquetas editadas por SantaCruz-Centro de Arte en la serie Noches de Sol, Lima, 1998

Palabra no dicha, Ediciones Noche de Sol (Lima, 2002)

Mot not dit (París, 2005)

Cartas (Lima, 2012)

Lienzo de mis días (la Manzana Mordida, Lima, 2013)

Con licencia para contar ( Cuento. Lima, 2001)

Cuento bajo la manga (Lima, 2007)



Un violín para el danzaq (Lima, 2012)




Palabra no dicha
(selección de poemas)


          I

L
o que voy a decir
no le interesa al viento
que en su rumor nos trae
el antiguo
secreto de la tierra

Tampoco
va a oí mi confidencia
el ardiente desierto
que en su vaivén de arena
todo lo envuelve
todo lo varía

El mar
encaje de olas
no va a cesar su danza para oírme

Los árboles
los campos
los cerros
los puquiales
los ríos
todo   todo es un himno
yo sólo canturreo

Lo que voy a decir no le interesa a nadie
salvo a tu oído
si quieres escucharme.

(de palabra no dicha)




          IX


A flor de voz el alma
intento hablar
la garganta dispersa
por todo el cuerpo

Las palabras se encogen
se pierden en la selva
de los significados
y mi asunto
preñado en mí
y en estado de parto
me acera por dentro
y allí queda

Sólo mis ojos
pozos de luz
ríos de verbo
espejos hechos trizas
cadenas a destiempo
faros de mi palabra
se extienden hacia el mundo
intentando decir
lo que en mi voz noctívaga
se ha diluido

A flor de voz el alma
intento hablar
y sólo balbuceo.

(de palabra no dicha)




          III

Solitaria
igual que una gaviota entumecida
varada en el crepúsculo
débil
quebrada en dos
-hiedra sin muro-
desolada
como un ángel caído
tristísima
          -ya no sé como quién
           pero tristísima-
arrastro mi esqueleto

He perdido mis campos
entre el cierzo y el fuego de mi tiempo
no hay luz en los extremos de mi noche

Aquí mi corazón está paralizado
Aquí la lluvia cae
sobre mis hombros
en copos de ceniza

Camino
en mi tiempo sin sol
empapada de miedo hasta los tuétanos
y en la húmeda niebla del invierno
pierdo mis pasos

La gente no me mira
ni la detiene
mi rostro sal y arena
todos van a sus cosas
como siempre
hasta siempre

Nadie escucha si llamo
Nadie

Tú lo sabes muy bien

Entonces
persisto en deambular
en busca de tus pasos
aferrada
a mi anhelo de lumbre

He aquí que soy la mujer de Lot
y miro para atrás ineludiblemente.

(de Paralelos)



          II

Los que partieron
dejaron las alcobas
en orden
como si el retorno
fuera cuestión de horas

Y no es así

Desde ahora
sólo queda esperar
una carta
revoleando en la puerta
o brillando en el ojo de la computadora

De vez en cuando
una voz al teléfono
nos inunda
alborozando
los lugares vacíos de la casa

Mi madre por ejemplo
cabecea los sueños
ensayando
iniciar otro viaje
diferente de aquellos que prometen retorno

En estos días
escondo las maletas
y vigilo con miedo los ojos de mi madre.

(De Cualquier mañana azul)





          III

Cualquier mañana azul
Cualquier amanecer
en mi aposento
Mientras tanto


llegará a mi ventana
la paloma
con un mensaje atado a la patita

          no descartemos
          cualquier tarde
          las cosas buenas
          también suceden
          en los atardeceres

replicará el cristal
de voces añoradas
cálidas manos
entibiarán las mías
e iniciaremos locos
la danza del reencuentro

acá estoy
jugueteando el silencio entre mis labios
los brazos extendidos
el horizonte inmerso en mis pupilas
y este puño golpeándome en el pecho.

(De Cualquier mañana azul)





          III

Va a pasar un sepelio
por nuestra calle.
Clausuremos la puerta.

Carrozas fúnebres
ritos funerarios
seriedad de luto
no.

Arrojemos
un puñado de sal sobre los hombros
recemos al revés "creoendiospadre"
                   dicen que es lo mejor
                   para ahuyentar lo malo
vaya a ser que la muerte
se filtre
por alguna rendija
gorgoriteando penas
y nos cubra de llanto.
Eso no.

Hermanas,
enlacemos nuestro pulso
perfumemos de madreselva
todos los rincones
adornemos
con espigas de trigo las ventanas
sahumemos con incienso y palosanto
las alcobas
y formemos
la cadena de un gran abrazo
¡qué va a poder
contra nuestras venas la malahora!.

Ella duerme serena.
Sus manos
torcazas en reposo
se acomodan
abrigando la caricia pendiente
¿Saben?
entre sueños   a veces
como que habla
con papá

o con la hermana
que se nos fue un verano   desolado.

Ella duerme serena.
No permitamos
que la nostalgia nos la arrebate
y su pequeño rostro
pergamino y encaje
se nos vuelva de piedra.

Va a pasar un sepelio
frente a la casa.

Ay hermanas
es preciso
trancar la puerta
cerrar el puño y tocar madera.

(De Hemos oído misa juntas)




          III

Voy a poner mi corazón de pie
engalanarlo
con mis tripas vacías
y arañar mis bolsillos
a fin de conseguir
la miga nuestra
de cada día

Voy a creer
igual que mis paisanos
que Cristo nació aquí
y por lo tanto
somos merecedores
de algún milagro
algo para los dientes por ejemplo

Voy a buscar un poco de cordura
dentro del manicomio de la calle
y aferrarme a la idea
como el pelo al calvo
que soy un ente real
no importa que el estómago me suene.

(De Entre lobos)




          VI

Entre lobos
nos olemos la piel
nos acechamos
nos ponemos en guardia
escondemos las garras
y con mucha dulzura nos sonreímos

Entre lobos
soy una de ellos más
-no debo ser ingenua-
es mi piel la del riesgo
es mi lustre nombrecito en peligro
es mi espalda el presunto felpudo
de algún lobo mayor

Entre lobos
hace tiempo
he logrado acallar
el absurdo balido
de la oveja incongruente
que mora en mí.

(De Entre lobos)

                                                                              Catalina Bustamante

No hay comentarios.:

Publicar un comentario