miércoles, 25 de enero de 2017

Miguel Ángel Rubio. Los poemas

Para partir de Ítaca nuevamente

Hace mucho tiempo una historia
contó que un hombre volvía.

Durante veinte años
navegó los mares y desafió las olas
Desde entonces no ha llegado.
Y el tejido largo del tiempo hila pliegues y sombras en las nubes y en los
rostros.

Tantas Ítacas han pasado
como tantas Penélopes esperan,
más, como si no bastara los mares siguen igual
pues ya no importan todos los Ulises que hay en mí
luchando por volver.

Para partir de Ítaca nuevamente.


Gato

Sombra veloz entre la bóveda
Tigre diminuto de porcelana
Figura de arcana atmósfera
Es tu pelaje gris de filigrana

Tus patas son turbinas de viento
Trepando la vida de un mundo extraño
Tu mirar esquivo, sospecha intentando
Descubrirnos tu misterio, tu silencio, tu encanto

Todas las brujas del mundo habitan en ti
Y a las mujeres con tu holgazana risa enfundas
Las maravillas del mundo haces tuyas

Hermano de Satán, gato de siempre
Tus orejas egipcias, tu voz silente
Un andar cadencioso de animal sin suerte



Noche estrellada sobre el Ródano

Eres amarillo Van Gogh.
No puedes negarlo, las pruebas son contundentes, ese color, es tu cardumen de pájaros escapados de tu pie. Creíamos ciegamente, los observantes de tu cuadro, que eran estrellitas.
El azul, Vincent, nos has hecho creer que es el agua del Ródano y no es más que el alma que se ha apoderado de todo el rectángulo de tu obra...
Serena, triste, suicida,...has inventado el azul suicida, quizá, como dice Galeano a cientos de años de historia y de kilómetros, para no matarte,...
para no matarnos.
¿Y esas barcazas abandonadas a la vera de la playa?
Ese eras tú, y soy yo,
solos...

Noche estrellada sobre el Ródano
Vincent Van Gogh

Jardín universal

Toda flor fue antes un pájaro que perdió sus alas
y todo pájaro es ahora una flor que canta en mi ventana.

Estamos hechos de flores y jardines
pues solo el hombre ama aquello que no vuelve
y destruye las flores que asoman a su alma

Sin embargo, día tras día
riega, abona, limpia y poda
las hojas secas de su propia muerte.


                                                                           Miguel Ángel Rubio

2 comentarios:

  1. Vislumbres de otras patrias y otros poemas. Jardín universal y Van Gogh nos dicen de un poeta que esta en una constante búsqueda de sí mismo. Hay todavía un mar por recorrer. Decía Mallarmé: "Helás! La carne es triste y he leído todos los libros". Suerte en ese recorrido.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo. Gracias por detener tu mirada en el blog y dedicar tiempo en conocer y saludar a los poetas que nos acompañan en el blog. Siempre es un agrado encontrarme con tus mensajes y opiniones tan motivadoras para cada uno de nosotros en esta senda llamda poesía. Un fuerte abrazo querido Gabriel.

    ResponderEliminar