miércoles, 18 de mayo de 2016

Camila Charry Noriega. La entrevista

La voz de Camila Charry  desgrana la luz, hurga el fondo hasta encontrar su sombra, allí busca a Dios y encuentra al hombre;  y resulta que ninguno existe, o ambos existen subyugados uno al otro. 

Nuestra cuarta poeta invitada a Claroscuro nos guía por el interminable río del tiempo, nos embarca en un viaje "llanura adentro, noche adentro"

Bienvenida Camila al espacio Claroscuro. 

* ¿Cuál es el espíritu de cada uno de tus libros, hay alguno con el qué te sientas más comprometida?

Si hay un espíritu que yo quisiera que atravesara los libros, sería ese espíritu milenario de crear mundos a través del lenguaje. Sin embargo, al terminarlos adquieren vida propia, ya no me pertenecen y son independientes. Al volver sobre ellos los encuentro como momentos de un proceso interminable.  En el primero, Detrás de la bruma, falta madurez y reflexión, falta autocrítica. Los posteriores libros, Otros ojos, El sol y la carne, se mueven ya, o eso quisiera creer, sobre un pensamiento más elaborado, reconozco un trabajo más atento en las palabras, en lo que persiguen y en los espacios que construyen. También siento que logré desprenderme un poco del YO que recorre el primero. Estos libros se levantan sobre preocupaciones cotidianas, sobre la necesidad de pensar y comprender aquello que conmociona y que busca en el discurrir del poema, un espacio de encuentro entre lo decible y lo invisible.  En cuanto al compromiso, como yo lo entiendo, la poesía como cualquier otro oficio que se escoja, requiere de tiempo y de trabajo, de disciplina, así que estoy igual de comprometida con todos los libros; dedico el tiempo necesario, que nunca es suficiente para revisar, editar, corregir y muchas también eliminar.  Considero que la escritura es un proceso constante, rutinario y en permanente trasformación, no necesariamente una progresión de perfeccionamiento, sino de experimentos, unos mejores que otros.  Los dos últimos libros surgen de ese proceso, de sopesar con cuidado lo que se quiere, de encontrar un equilibrio entre emoción y pensamiento, de la búsqueda por construir una voz propia, ojalá polifónica.  Aunque hay temas y preocupaciones que se repiten la mirada y la atención se han modificado. 

Por otro lado el compromiso puede ser político, social o ideológico. Creo en la potencia del arte para transformar la realidad, pero no pretendo hablar en nombre de nadie, me gustaría pensar que no hablo desde ninguna de estas posturas, descreo de cualquier partido o ideal de sociedad, pero también sé que no es posible dar la espalda a los problemas que aquejan el presente.  Prefiero los pequeños actos de voluntad individual que buscan el bien común sin recompensa ni reconocimiento.  Doy valor a todos aquellos actos cotidianos, que son políticos también, y buscan la libertad ideal o no. 


* ¿Cómo describes tu poesía?

Como una forma de pensar y de sentir, como una forma de relacionarme con el lenguaje y sus facultades creativas. 


* ¿La poesía responde a las necesidades de una época, a un modo de pensar, de sentir, de relacionarse y comprender una realidad específica?

Toda poesía es producto de su tiempo, como dice Pellegrine: "El verdadero poeta es siempre actual, pertenece a su época no en la revelación de lo anecdótico, de lo documental, sino como representante de las aspiraciones de un hombre colocado en un instante determinado del acontecer".  Es evidente que el escritor habla desde una posición de la que no puede desprenderse, de la realidad con todos sus pliegues. También es cierto que la poesía dialoga con el pasado y desde allí teje puentes hacia el presente; no se puede escribir sin conocer la tradición, en ese sentido, toda poesía es contemporánea. 


* ¿Sino fuera la poesía el lenguaje elegido, la manera de estar en el mundo; cuál sería entonces?

Entre las muchas maneras de habitar el mundo, si tuviera la oportunidad, no escogería otra diferente. 


* ¿Por qué creer en la poesía?

La poesía no necesita adeptos ni pastores evangelizadores. si la poesía salva y redime depende de cada experiencia individual. Aunque se comparte, puede ser colectiva y puede unir a los seres humanos, no es su tarea buscar creyentes. 



La invitada 


Camila Charry Noriega. Bogotá, Colombia. Profesora de literatura, lectura y escritura crítica con énfasis en arte.

Ha publicado los libros:
Detrás de la bruma, Fundación Común Presencia, Colección Los conjurados
El día de hoy, Garcín Ediciones
Otros ojos, El ángel editor
El sol y la carne, Ediciones Torremozas



2 comentarios:

  1. Una poeta que sabe lo que la poesía es en relación con el tiempo
    que le tocó vivir,un torcerle el cuello a las palabras para que canten y por un momento, bello y eterno, no se pudran.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo Santiago. La voz de Camila reclama su tiempo y espacio. Fuerte y bella. Profundamente humana

    ResponderEliminar