jueves, 26 de mayo de 2016

Carmen Jurado Torresquesana. La entrevista

Nuestra sexta invitada es Carmen Jurado Torresquesana. Una escritora para muchos desconocida, pocos hemos tenido el privilegio de toparnos con su mirada.

Poseedora de una fuerte, profunda y oscura voz, ella es como el viento que pule la roca dándole alma.

Tengo el gusto de presentar a mi querida amiga, nobel y noble escritora Carmen Jurado Torresquesana

Bienvenida Carmen al Claroscuro. 


* ¿Cómo se dio tu encuentro con la poesía?

Fue inevitable. Yo venía marcada, suena raro, lo sé. No es fácil explicarlo.
En el principio fue el Verbo. Y mi madre hizo que leer fuera fácil. Me enseñó a unir las letras y a formar palabras. También puso en mis manos hilo y aguja, y me cosí a los ojos las primeras nieves alemanas, y la escalera que bajaba a la carbonera donde lo sobrenatural me salió al paso precozmente, de la mano de papá.

La palabra "mirlo" fue solapada por "lobo" y "aullido" cuando el avión me llevó a la tierra de mis abuelos maternos.  Después, los cuentos de la abuela, macabros, sangrientos, escabrosos - que podían haber sido señalados con aquellos dos rombos que prohibían a los niños acceder al mundo cuando amanecía en blanco y negro en todos los televisores- se acomodaron entre mis sienes, amontonados junto a las historias de mi padre; asombrosas, de mayor colorido, siempre contadas en invierno, cerca de la estufa.  Aquella facilidad con que se abrían los portales entre los mundos para recibir algunos miembros del clan familiar, y la relación que manteníamos con lo que se hallaba en transito junto al impulso heredado de la prehistoria, de pintar en los muros con un sentido mágico, fueron ingredientes esenciales que al reunirse en la marmita dieron cuerpo a mis "pociones", esos escritos; que aún poniendo en duda su valor literario; si puedo afirmar que curan, a mí me ayudan a sanar.


* Tus escritos se vuelcan a tu interior, en un viaje hacia dentro. Esta manera de escribir, de expresarte ¿ha sido influenciada por alguna corriente poética, algún concepto o pensamiento; o por algún poeta en particular?

Tengo en el corazón a Gloria Fuertes. La ternura de sus letras suavizó las aristas de mis primeros años, donde la vida y el sueño copulaban frenéticamente sobre la frontera que debía haber entre ellas.
Alfonsina Storni, Alejandra Pizarnik me alcanzaron en plena adolescencia. No terminaría de nombrar a todos los escritores que amo y me calan. Pero en particular, rodearía con un halo incandescente a E. M. Cioran, que nombró el "más allá de los extremos" y me invitó, en sueños, a encontrarlo...

* ¿Qué es la poesía en tu vida?

No lo sé. Hay algo rojo que no deja de circular. Tal vez sea la sangre. ¿Qué es la poesía en mi vida? Existo. Pinto. Escribo. ¿Qué otra cosa puedo hacer? Pero no me considero poeta ni escritora. No tengo oficio. Únicamente me concentro en ser, en acecharme y buscar el modo de expresarlo. No poseo licenciaturas, ni titulaciones.... así que te dejaré una reseña bien magra... únicamente un nombre y un milagro: el libro que Rosenda Fernández y Fernando Cabal, de Mandala Ediciones, publicaron en 2015 en la colección de poesía Espacios.

* Yo tuve la fortuna de conocerte a través de las Redes Sociales, puntualmente en el grupo virtual de poesía Desde el alma; hemos compartido bellas lecturas.¿Qué opinión tienes sobre la divulgación y la formación de poetas por medio de la internet?

Sin este medio no estaríamos ahora reunidos. Propicia encuentros y crecimiento. Borra distancias y horarios. Y no puedo dejar de agradecerte a ti tu labor, artesano de alas, que nos haces volar, reuniéndonos junto a ti como invitados, amigos... Gracias por tu generosidad y también por la belleza de tu obra, que sabes, admiro.

* ¿Poesía en voz alta, o en silencio?

Soy de silencios. De voces intracraneales, Muchas veces las voces destrozan la palabra. Nunca leo mis escritos en voz alta. No tengo ninguno de los acentos que precisan. Los sueño, sabes, con los sonidos de vuestro continente, el mio, es algo más frío. En una ocasión, una muchacha argentina, actriz, de la que no llegué a saber su nombre, me leyó en voz alta.... Ella si. Ella me abrió el agua y me reconocí. Pero fue algo muy íntimo, de reducida envergadura.
Siento pánico en los espacios públicos, sobre las tarimas, delante de los micrófonos, ante las personas expectantes que asisten a las ejecuciones y a los recitales de poesía.  Confieso que poseo una envoltura frágil, pensada para labores silenciosas, con el estruendo propio, interiorizado y sin deseos de brillar.  Pero esa sensación sobrehumana de tocar el corazón de otro no puedo compararla a nada. Me hace sentir tan agradecida.


La invitada


Carmen Jurado Torresquesana, Essen, Alemania, 1967.
Se encuentra radicada en la ciudad de Barcelona.

En 2015, de la mano de Rosenda Fernández y Fernando Cabal ve la luz " Ofelia en el infierno" de  Mandala  Ediciones.

2 comentarios:

  1. Siempre es importante conocer los rostros de la escritura. En este caso los cuentos y la entrevista dan una idea de por donde van la sensibilidad. Concuerdo en esa incomodidad que da el exponer la vertiente a esos otros, extraños de alguna forma. Un gusto leer y pasar por aquí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Carmen, felicitaciones. Cordial saludo

    Jorge/Georges

    ResponderEliminar