sábado, 18 de marzo de 2017

Domingo Garrido López. La entrevista

La poesía es una marca en la frente. Un designio.
Revestidos por un sagrado espíritu, los poetas van creando el mundo.

Domingo está al otro lado del Atlántico, entre nosotros hay un océano de distancia y cercanía. Mientras él comparte sus saberes y aprende de sus pares, yo descubro su maravillosa forma de decir, de nombrar la vida.

Un gusto poeta darle la bienvenida al espacio Claroscuro.

*¿Para qué la poesía?

¿La poesía? En mi caso la poesía me enseña a ser libre, a expresarme cuando la escribo. Me lleva a otros planos de la realidad cuando leo la de otras personas. Me abstrae de este mundo cotidiano al mismo tiempo que trato de reflejarlo a través de mis palabras. Quizás es mi manera personal de equilibrar el mundo que me rodea con mi mundo interior.

*¿Cómo ha sido tu trabajo con los talleres de escritura creativa, qué has aprendido de tus alumnos?

En realidad se trata de un intercambio constante de experiencias, sensaciones y conocimientos. Estamos en un continuo aprendizaje y en mis talleres lo comprobamos a diario, cuando compartimos los textos y los comentamos cuando hablamos de las situaciones y emociones que nos han motivado llegar a esos resultados tan distintos en ocasiones desde el mismo punto de partida.

No concibo enseñar sin aprender de los demás. Yo procuro dar las pautas necesarias para la realización de las actividades, pero es en el momento de poner en común los textos producidos cuando realmente intercambiamos nuestros propios conocimientos y aprendemos unos de otros.

*Siguiendo con el mismo tema. Incentivar el desarrollo de la creatividad y de las emociones es primordial en la formación de valores y de sociedad. ¿Has visto esa constante en el trabajo que llevas a cabo?

Es una de las bases y claves de nuestro talleres. Trabajamos principalmente desde tres coordenadas que se complementan entre sí. Por un lado, el uso de la palabra, aprender a elegirla y a ser concisos a la hora de expresarnos, a jugar con ella. Pero esta no nos será útil si no comprendemos el mundo que nos rodea y para ello es imprescindible percibirlo utilizando todos nuestros sentidos, agudizándolos.

Habitualmente usamos únicamente  el sentido de la vista, somos seres visuales y estamos olvidando que tenemos otras formas de percibir el mundo, tanto o más importante que lo que vemos. Cuando somos capaces de percibir el mundo que nos rodea con todos los sentidos nuestra intuición se agudiza y, si somos capaces de reflejarlo por escrito, nuestros textos acaban pareciendo fotografías con voz... 

Por eso trabajamos mucho la sinestesia y es ahí donde intervienen los juegos de creatividad, destinados a liberar nuestras mentes y almas, a facilitarnos el proceso a través de una serie de juegos que aplico tanto en niños como con adultos.

*¿Con qué palabra te identificas?

Una palabra... Movimiento. El movimiento como generador de situaciones en el Universo, implica acción, ritmo. Si estamos en estado estático, sedentario, creamos menos, que si ponemos a funcionar la rueda de la vida, si hacemos girar esa noria, todo fluye. Y créeme, llevo años sin publicar por ese estatismo, aunque mi deseo es encender pronto ese motor; en ello estoy trabajando.

*¿Cómo ha sido tu quehacer poético?

He pasado por distintas fases a lo largo de mi vida como poeta e incluso las he ido combinando según las sentía. Soy un tanto anárquico, escribo por impulsos, llevado por ideas o emociones. Pero también soy muy perfeccionista  y exigente conmigo mismo. Por eso puedo tardar meses en acabar un poema y aún así no me termina de satisfacer el resultado. (Leonard Cohen tardó dos años en definir su canción Allelujah).

Pero con los años he ido perfeccionándome. He leído mucho de todos los autores que he podido, he estudiado mucho en cuanto a técnicas, a recursos, me he identificado con ellos y he aprendido a elegir mi propio lenguaje, el que mejor me identifica. Cuando estoy en una etapa fértil escribo y dejo en barbecho los textos un tiempo, a no ser que me sean realmente urgentes. Cuando no es así, me dedico a leer y anotar todas las ideas, imágenes y sensaciones que más me llegan en una serie de listas determinadas que luego utilizo para mis textos.

*¿Hacia dónde va la poesía?

Es difícil de precisar. En la sociedad actual todo se basa en la inmediatez y, unido a las redes sociales, donde todo el mundo comparte sus textos, existe un gran conflicto acerca del rumbo que tomará la poesía, de si evolucionará o involucionará convirtiéndose en una cosa trivial y sin importancia. No obstante, he de reconocer que estas mismas redes sociales están dando la oportunidad para que personas dotadas del don de la poesía, con una gran calidad y que con toda seguridad pasarían desapercibidas se den a conocer y nos enriquezcan con sus escritos.

Quiero creer que, en realidad, la poesía es algo así como un último reducto de pausa, de observación y percepción del universo y que ésta es nuestra principal arma para combatir esa inmediatez que nos rodea.

Por otro lado, como ya he comentado, hoy en día nos resulta más sencillo compartir nuestros textos con los demás y un simple like en redes sociales nos hace creer que somos escritores y que podemos publicar o presentar nuestros textos a concursos. Para mí esto es lícito, somos libres de hacerlo y la variedad y cantidad puede ayudar a enriquecernos, si bien esto mismo provoca una carencia de calidad.  Por eso me resultan importantes los talleres de escritura creativa y quizás de ahí su auge.

Pero mientras los seres humanos queramos seguir percibiendo el mundo desde nuestras almas, no desde nuestros ojos y oídos simplemente, la poesía pervivirá. Llegarán nuevas generaciones de poetisas y poetas que marcarán la diferencia y que nos contarán sus realidades externas e interiores quedándose para siempre en los libros de Historia de la Literatura Universal para disfrute de nuestros descendientes.


El invitado




Domingo Garrido López (Beau Geste Momin)

Licenciado en Historia Antigua y Arqueología, profesor de Escritura Creativa, librero de antiguo, escritor, corrector y editor.

Su vida ha trascurrido siempre ligada al mundo del libro, imaginando viajes imposibles desde muy chico, observando el mundo y sus evoluciones con curiosidad y compartiendo esas inquietudes con quienes le han rodeado.

Ha trabajado en Ferias del Libro Antiguo y de Ocasión a lo largo de toda la geografía española, si bien en los últimos años se ha dedicado a impartir talleres de escritura creativa en Madrid, a un público comprendido entre los 4 años hasta los 75, en diversas asociaciones, colegios mayores (San Juan Evangelista) o en los Campamentos de Artes Escénicas de la UCM.

Ha publicado relatos, poemas y diversos artículos en diferentes revistas y plataformas, del mismo modo que ha coordinado otras tantas. A su vez, ha participado en diversos eventos literarios, presentando libros de otros autores, como ponente en jornadas literarias, organizando recitales poético-musicales o bien actividades literarias y acciones poéticas...

Ha participado y organizado viajes donde todo tipo de formas de expresión artística, en especial la literaria, han tenido gran relevancia e incluso han sido el objetivo final, principalmente en Marruecos.

En cuanto al pseudónimo es una historia larga de contar...



1 comentario:

  1. Muy buena entrevista, Beau. A mí también me debes la historia del seudónimo.

    ResponderEliminar